Ingeniería 4.0

La profesión se constituye como un nexo entre la infraestructura y la calidad de vida de las sociedades. 

Por ingeniera Paula Mariana Pérgamo, especialista en ingeniería ambiental

Una tendencia mundial es la concentración de la población en zonas urbanas, lo que implica mayor desarrollo de infraestructura y protección ambiental y presiona cada vez más una ya sobrecargada infraestructura. Frente a esta realidad, la sociedad además se enfrenta a acontecimientos naturales, accidentes y situaciones que por otras causas afectarán a gran número de personas. En este marco, los ingenieros civiles tenemos el privilegio de proyectar y seguir proyectando suministros de agua potable que cambian la vida de la gente. Lo mismo sucede con los sistemas de transporte que agilizaron la economía y el movimiento social, y se agregan las obras que embellecen nuestro entorno. Estas actividades, a su vez, generan empleo y desarrollo económico en las comunidades. 

Agente y custodio 

Por todo eso, los ingenieros civiles contribuimos con nuestro trabajo a la sostenibilidad y custodia del ambiente: somos agentes de cambio, realizamos desarrollos de nuevos materiales, tecnologías y aplicaciones que facilitan la vida diaria. Los modelos se acercan cada vez más a la realidad; las verificaciones son palpables y la implementación de las nuevas tecnologías impacta de lleno en la ingeniería. Podemos proyectar, modelar, medir, analizar y mejorar proyectos con tecnología de la información, simulación digital, impresiones 3D e infraestructuras inteligentes. Todo esto nos permite medir en tiempo real de manera remota las prestaciones de la infraestructura, la demanda de servicios, presión en cañerías, intensidad de señales, rutas de los residuos, la dinámica del tránsito, el comportamiento de las estructuras, cambios de uso del suelo y crecimiento urbanístico, entre otras cosas, con el apoyo de información satelital, inteligencia artificial que permite anticiparnos y hacer mantenimiento preventivo y ampliaciones de las obras de ingeniería.  La implementación de la tecnología es y será un desafío inminente para optimizar los recursos. Nuestra formación nos permite ser innovadores, desarrolladores e integradores de los equipos de trabajo. Es una profesión definidora y solucionadora de los problemas de la población. Hemos comenzado un proceso de modernización de las ciudades, haciendo uso de las nuevas tecnologías que avanzan mucho más rápido que nuestra sociedad. Nuevas costumbres Los cambios digitales no tratan sólo de mejorar lo que se está haciendo o añadir tecnología, sino que implican acostumbrarse a una nueva sociedad con renovadas costumbres mediante un proceso de aprendizaje, para obtener mejores resultados y adaptarse al cambio. La tecnología se pone a la disposición de las personas, que somos los protagonistas y beneficiarios. Así, la participación profesional de los Ingenieros Civiles en las decisiones de los responsables políticos y la población permitirá comprender que somos el nexo entre infraestructura y calidad de vida.